Diario Algarve, Huelva y Cádiz, día 18: Astorga y Ponferrada

MIÉRCOLES 29 SEPTIEMBRE 2020

El día anterior habíamos reservado en la recepción del Parador de Plasencia el desayuno para hoy entre las 9:30 y 10 así que nos levantamos un poco antes y bajamos al refectorio. Era tipo bufet, muy completo: embutido, dulces típicos, humus, salmón ahumado, gazpacho, fruta, ensalada, panes variados, etc.

Desayuno en el Parador de Plasencia

Tras la comilona hicimos las maletas y las dejamos en el coche, que estaba en el parking del propio Parador. Aprovechamos, antes de dejar la habitación a las 12 para dar un paseo por el centro y ver el Mercado de los Martes, que se celebra en plena Plaza Mayor. También nos acercamos hasta la catedral, pero la vimos por fuera, pues había que pagar para entrar.

Ayuntamiento y Mercado en la Plaza Mayor

Retornamos al Parador y, una vez en el coche, continuamos en dirección a Astorga, en donde aparcamos dentro de la muralla sin problema (concretamente en la zona azul: con 1€ el parkímetro nos dio ticket hasta las 17 horas). Como ya eran las 14 horas buscamos un sitio para comer que nos había recomendado una amiga de la región: Restaurante Marcelino.

Astorga

Disponían de un menú del día por 14€ muy apañado así que fue lo que pedimos:

-Primeros: Revuelto de setas y gambas para Pelayo, Espárragos con jamón para mí

Restaurante Marcelino. Astorga

Restaurante Marcelino. Astorga

-Segundos: Secreto de cerdo y Churrasco de ternera (buenísimo)

Restaurante Marcelino. Astorga

Restaurante Marcelino. Astorga

-Postre: natillas

Para beber pedimos un par de cañas, que no entraban en el menú, y vino de la casa (La vid y Goliat: rosado elaborado con Prieto Picudo), además de un café, pagando 34’4€ por todo. La verdad es que la comida estaba buena, las raciones eran abundantes y el servicio fue muy amable. Tras la comida dimos un paseo por la Catedral y monumentos anexos pero estaba todo cerrado hasta las 16:30 así que no pudimos entrar en ninguno.

Catedral de Astorga

A las 16:30 nos acercamos hasta la recepción del Palacio de Astorga, edificio de Antonio Gaudí, y compramos entradas para hacer la visita guiada de las 17 horas (8€ la entrada normal y 7€ la de estudiante). Esa media hora que tuvimos de margen la aprovechamos para darnos una primera vuelta de contacto por jardines e interior del Palacio. A las 17 horas nos acercamos hasta la puerta, donde ya nos esperaba el guía, llamado Alfonso, y como no se había apuntado nada más estuvimos disfrutando solos de sus explicaciones durante algo más de una hora. Con gran pasión nos explicó y mostró todos los entresijos del edificio, fue una visita genial, nos pasó el tiempo volando. Atendió además muy amablemente todas nuestras dudas y preguntas, que no fueron pocas. Es una visita que os recomiendo vivamente en caso de que paséis por Astorga, pues bien merece la pena la parada.

Palacio de Astorga

Palacio de Astorga

El edificio es de estilo neogótico con toques románicos y medievales, pensado para albergar la vivienda del Obispo y sus ayudantes, además de una capilla. Tardaron 150 años desde que iniciaron la construcción hasta que finalmente abrió como Museo, pues finalmente nunca llegó a funcionar como vivienda. Es uno de los pocos edificios de Gaudí que se encuentran fuera de Cataluña.

Palacio de Astorga

Palacio de Astorga

Queríamos ver cómo sonaba el Reloj de los Maragatos del Ayuntamiento así que, como aún faltaba un rato para que diese en punto nos sentamos en una de las terrazas de la Plaza Mayor, concretamente la Cafetería El Pasaje. Pedimos una cerveza, un café y un agua con gas; con las consumiciones nos pusieron dos pinchos salados y unas rosquillas que estaban buenísimas, pagando 5’4€. El reloj consiste en dos maragatos (Juan Zancuda y Colasa) que golpean la campana, podéis verlo pinchando aquí.

Plaza Mayor de Astorga

Al llegar al coche resulta que nos habíamos pasado de la hora pues eran las 19 horas así que tuvimos que pagar una multa de 6€ (en el parkímetro). Nos dirigimos entonces hacia Ponferrada, donde esa misma mañana había reservado un cuarto en el Hotel Los Templarios por 36€, en pleno casco histórico. Tienen acuerdo con el Parking que hay en el sótano de la Plaza Mayor de 8 o 24 horas así que allí lo dejamos. También hay parking público gratuito en las inmediaciones.

Ponferrada

La habitación, por el precio requerido, estaba perfecta, y lo mejor la localización. Salimos a dar un paseo por la Plaza Mayor, que está justo al lado, y alrededores.

Ayuntamiento de Ponferrada
Vida Láctea

Nos topamos con un local que llamó nuestra atención llamado Vida Láctea y nos sentamos en la terraza a tomar algo. Enseguida conectamos con el dueño, llamado Miguel, pues es un namorado de los quesos y el vino. Nos fue sacando copas de vinos de la zona:

Devicio 2010: vino tinto 100% Mencía, DO Bierzo

Palacio de Astorga. Ponferrada

El Demonauta 2018: vino blanco elaborado con Albarín Blanco, fermentado en barrica, DO León.

Palacio de Astorga. Ponferrada

Como empezó a hacer frío pasamos al interior, donde hay dos o tres mesas. Allí pedimos algo de cenar:

-medio Tablón de ahumados y quesos: caballa y trucha de Rooftop Smokehouse (brutales), burrata y unos deliciosos encurtidos elaborados por ellos mismos

Palacio de Astorga. Ponferrada

-Tabla con tres quesos, nueces y pasas: Tronchón de cabra de Albacete, Pablo elaborado por Crica en Valladolid con leche de vaca y Gouda añejo, de vaca y procedencia Holandesa

Palacio de Astorga. Ponferrada

Para acompañar a las viandas nos sirvieron una botella de La Jatera 2016, que es un vino blanco de Asturias elaborado por Bodega Ispania con Albarín Blanco, con crianza de 24 meses en barrica de 500 litros. Al parecer los elaboradores, que eran una pareja, murieron en un accidente y quedan ya muy pocas botellas (37€). Pagamos por todo 69’6€ y la velada perfecta: buen vino, comida rica e interesante charla con Miguel, no se puede pedir más.  Volvimos dando un paseo hasta el hotel y a dormir.

Palacio de Astorga. Ponferrada

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion