Fin de semana en Orense. Restaurante Nova

Viernes 11 Marzo 2016
Para mí Orense era la gran desconocida de las capitales gallegas, pues había estado una par de veces, visitando las famosas Burgas y poco más. Sí había estado de campamento cuando era pequeña en la provincia, concretamente en el Parque Natural do Xurés, del que guardo un precioso recuerdo. Aprovechando que mi equipo tenía un encuentro de Liga de Pádel Rías Baixas contra el Club Padel Prix de Orense, reservamos dos noches de hotel, viernes y sábado.
Después de mirar en Internet todos los hoteles de la ciudad, nos decidimos por el HOTEL ALTIANA por estar céntrico y así no tener que conducir por la noche después de salir a tomar algo (pero ojo, sin estar metido en las zonas de marcha para evitar ruidos). Ese mismo fin de semana varios amigos nuestros se apuntaron al plan, alojándose en varios hoteles diferentes, sin embargo todos coincidimos en que no merecían lo pagado. Nuestra habitación doble sin desayuno salió por 49 euros.
Hotel Altiana
El cuarto era amplio y con baño completo, pero se veía bastante viejo. Además la ventana daba a la calle por lo que al ser un primer piso oíamos bastante ruido por las noches. El hotel no dispone de aparcamiento propio pero tiene un convenio con un parking privado de la zona. Nosotros aparcamos finalmente en la calle, no muy lejos hay una zona, debajo de uno de los puentes que atraviesan el río. La wifi funcionaba regular pero eso sí, estaba limpio y los recepcionistas fueron amables. En el bajo del hotel hay cafetería-restaurante pero no llegamos a entrar así que no os puedo aconsejar. Aquí os dejo el enlace a la opinión y fotos que subí a Tripadvisor sobre este hotel.
El viernes llegamos a Orense por la tarde y, tras dejar las maletas en el hotel, salimos a dar una vuelta por el precioso casco histórico de la ciudad. Aprovechamos para tomar algo en la famosa zona de vinos, visitando estos locales:
-Bacelo: local que encontramos de camino a la zona de vinos, sin más. Vinos clásicos para chateo a 3 euros  acompañados de un pequeño pincho pincho que llevaba hecho un buen rato.
Bacelo Orense
-Baiuca: lugar muy enxebre que se encuentra en plena zona de vinos. Nos atendió una chica muy simpática y atenta, la verdad es que fue un placer. Disponían de varios vinos para chatear, algunos muy poco conocidos. Nos puso un pincho caliente con la bebida y a mayores pedimos un revuelto de ortigas que estaba buenísimo.
Baiuca Orense
-El Duque: lugar que vimos recomendado en Internet pero que nos decepcionó. El ambiente era un poco extraño, tenían las botellas de vino en grandes recipientes con hielo derretido (los blancos estaban a demasiada temperatura para consumo) y los pinchos que tenían en la barra no tenían demasiada buena pinta. Nos pusieron una empanadilla de jamón york y queso partida en dos, para compartir. No nos dieron ticket así que no recuerdo cuánto pagamos.
El Duque Orense
-O Lar de Sabela: entramos en este local con un poco de miedo, pues también lo recomendaban en alguna página de Internet, sin embargo fue todo un acierto. Nos tomamos un par de vinos de Valdeorras en la barra y como estábamos a gusto charlando con el camarero decidimos quedarnos a cenar allí, justo en la barra. Pedimos media ración de croquetas de bacalao y una de cachucha que estaba excelente. Al parecer Sabela, la dueña y cocinera del local, es una experta en cocido, así que habrá que ir algún día a probarlo. La col, el caldo, todo estaba riquísimo.
O Lar de Sabela Orense
O Lar de Sabela Orense
O Lar de Sabela Orense
De postre pedimos queso con membrillo (el queso lo tenían expuesto y llamaba sin duda a probarlo), también buenísimo. Nos invitaron a unos chupitos tras la cena, pagando 18’40 euros por todo, una ganga. Luego pudimos charlar un rato con Sabela, que es una mujer muy agradable y trabajadora.  Aquí os dejo el enlace a la opinión y fotos que subí a Tripadvisor de este local. Tras la agradable cena volvimos caminando al hotel, llamándonos llamó la atención la cantidad de gente que había de vinos por el caso histórico, muchísima más que un sábado por la noche en Pontevedra, da gusto ver tanto ambiente.
Sábado 12 Marzo 2016
Nos levantamos tarde así que decidimos darnos un homenaje en el CAFÉ PACÍFICO, del que habíamos leído muy buenas críticas. Fuimos dando un paseo desde el hotel, atravesando el casco histórico, comprobando que es enorme y realmente precioso. El local es bonito y con ambiente, pues estaba repleto cuando llegamos. En cuanto una mesa se liberaba era rápidamente ocupada por los que esperaban.
Cafe Pacifico Orense
Tenían tostadas de pan rústico, molde artesano y centeno por 1’50€; como acompañamiento se podía escoger miel y canela, tomate y aceite o mermeladas variadas con mantequilla. Nosotros pedimos la de pan rústico con aceite y tomate, muy rica y abundante. Además yo tomé un chocolate a la taza pequeño, un zumo natural y un excelente pastel de crema y merengue. Pelayo pidió un café, que no le gustó demasiado. El servicio hacía lo que podía ante la gran cantidad de clientes. Por cierto, deben de servir vinos para chatear, pues había un cartel con varias referencias. El precio fue lo mejor, pues pagamos 8 euros. Aquí os dejo el enlace a las fotos y opinión que subí a Tripadvisor sobre este local.
Cafe Pacifico
Cafe Pacifico
A las 13 horas tuvimos el encuentro que, por cierto, perdimos 5-0. Tras los partidos las chicas nos agasajaron con unos riquísimos y modernos pinchos que sirvieron en una gasolinera que hay cerca del Club Pádel Prix. Por cierto, nos recomendaron algunos sitios para tomar algo: A saia de Carolina (mini hamburguesa), La Atarazzana (tostas), Acio, Porta da Aira (huevos rotos con solomillo, queso gallego), Mesón do Queixo (queso y tortilla de patatas) y Frade.
Pinchos Padel Prix
Tras los partidos quedamos con nuestros amigos para visitar las TERMAS OUTARIZ. Tuvimos la suerte de que habían reabierto ese mismo día tras las últimas crecidas del río. Al llegar había una cola enorme, aún así cogimos número (igual que en la charcutería) e hicimos tiempo en la cafetería, muy inteligentemente colocada en la entrada para las largas esperas. La verdad es que la espera de una hora, más o menos, mereció la pena. Por fin cantaron nuestro número así que dejamos en recepción algo de valor (un DNI, una tarjeta, un reloj, etc.) a cambio de un candado para las taquillas.
Cola en las Termas de Outariz
Termas de Outariz
Tras cambiarnos en los pequeños vestuarios salimos al exterior, en dond hacía bastante frío, pues era Marzo. Enseguida nos metimos en una de las agradables y cálidas piscinas. Las hay exteriores e interiores, a distintas temperaturas. Lo bonito es ir al atardecer para ver el anochecer y luego disfrutar del cielo estrellado. Hay personal en todo momento que controla el número de personas que hay en el recinto, con el fin de que no haya mucha aglomeración, así como para que no se monte barullo. Estuvimos alrededor de dos horas, pues se nos hacía ya tarde para ir a cenar. La verdad es que por 5’5 euros no se puede dar más, aquí tenéis la opinión y fotos que subí a Tripadvisor.
Termas de Outariz
Dejamos las mochilas rápidamente cada uno en su hotel y, como ya era tarde, fuimos directamente al local que tanto nos había gustado el día anterior, O LAR DE SABELA. Tuvimos una suerte increíble, pues justo cuando entramos en el local estaban dejando libre una mesa grande que enseguida nos prepararon para siete comensales. Aquí podéis ver las raciones que cenamos:
-Croquetas de carne
O Lar de Sabela Orense
-Chipirones fritos
O Lar de Sabela Orense
-Mejillones al vapor
O Lar de Sabela Orense
-Albóndigas
O Lar de Sabela Orense
-Cachucha
O Lar de Sabela Orense
-Carne o caldeiro
O Lar de Sabela Orense
Estaba todo buenísimo y las raciones eran abundantes. Como comimos demasiado ya no pedimos postre. Para beber tomamos varias botellas de vino, cerveza y refrescos, pagando por todo 17 euros por persona. Después de cenar, como no había muchos ánimos de fiesta, nos tomamos algo en un local tranquilo que se llama CHOCOLATERÍA CÁNDIDO, justo enfrente del restaurante.
Chocolateria Candido
Algunos pidieron copas, otros cafés especiales (irlandés, mocha, etc.) y otros chocolates. Es un sitio muy versátil, además de tener mucho encanto. Nos atendieron rápidamente y nos sirvieron todo perfectamente, siendo los precios muy buenos. Allí estuvimos charlando y contando chistes hasta altas horas de la madrugada. Aquí os dejo el enlace a la opinión y fotos que subí a Tripadvisor.
Finalmente nos quedamos de fiesta Borja, Sarita, Pelayo y yo, pues el resto marcharon para el hotel tras los cafés. Estuvimos en un local muy curioso, con pinta dea casa antigua, en donde había gente muy variada y bastante buena música, pero no recuerdo el nombre. Volvimos al hotel sobre las 5 de la mañana, momento en que difícilmente se podía caminar por las calles del centro de lo atestadas que estaban de gente.
Domingo 13 Marzo 2016
Nos levantamos justo para dejar la habitación a las 12, pagar y meter las maletas en el coche, el cual tuvimos la suerte de aparcar el día anterior justo delante del hotel cuando volvimos de las termas. Fuimos dando un paseo hasta el HOTEL PRINCESS, en donde estaban alojados el resto de amigos. Cuando llegamos estaban desayunando en la cafetería del hotel que, por cierto, sólo tenía algunas magdalenas industriales y poco más.
Desayuno en el Hotel Princess
Estuvimos allí un buen rato de cháchara con ellos hasta que tuvimos que marchar, pues teníamos mesa reservada en el RESTAURANTE NOVA, con una Estrella Michelín. Nos costó un poco encontrarlo, pues está céntrico pero la puerta es pequeña y estrecha.
Restaurante Nova Orense
La carta consta de tres menús degustación: Raíces (28€), Nova (42€) y Cima (56€); cada uno lleva la opción de acompañar con un maridaje de vinos por 20, 25 y 30€ respectivamente. Cuando vamos a estos restaurantes siempre nos gusta coger el menú largo con el maridaje pero la otra pareja que iba con nosotros no se encontraba demasiado bien después de la fiesta del día anterior así que no quisieron maridaje. La lástima es que el restaurante sólo sirve el maridaje a mesa completa así que pedimos refrescos para ellos y dos botellas de vino para nosotros (de las que al final acabaron bebiendo también), siguiendo las acertadas recomendaciones del sumiller:
Issué 2012 de Bernardo Estévez: vino blanco de la DO Ribeiro que nos gustó mucho (29’75€).
Ponte da Boga Capricho de Merenzao 2012: bien pero nos pareció que no valía lo que costó (36’25€).
Primero nos sirvieron el pan, dándonos a escoger entre varios que tenían, todos muy ricos: castañas, tomate, etc., y luego comenzó el menú:
Nova Orense
Snack Nova: creo recordar que era un pastel de pescado con trigo.
Nova Orense
Bacalao marinado, puré de boniato y olivas: me gustó mucho.
Nova Orense
Ravioli de centollo, puré de apioboloa y caldo de listado.
Nova Orense
Croqueta de marisco.
Nova Orense
Foie, bizcocho de frutos secos y helado de pimiento: un plato curioso y delicado.
Nova Orense
Cachucha prensada y vieira al vapor: me resultó un poco extraña la mezcla de sabores.
Nova Orense
Chorizo ceboleiro, crema de calabaza y yema 67º: sabroso pero el chorizo era bastante fuerte.
Nova Orense
Pescado del día: en este caso fue Merluza acompañada de verduras, punto de cocción correcto.
Nova Orense
Carne de mercado: consistió en un Carré de cordero; a uno de los comensales no le gusta el cordero así que le ofrecieron como alternativa doble ración de pescado.
Nova Orense
Quesos gallegos: tres distintos que no recuerdo bien (creo que había uno bañado en vino y otro de tetilla ahumado) servidos con membrillo y pistachos.
Nova Orense
Sorbete de limón, gelatina de tequila y menta: rico pero todo en blanco, quizás una pequeña nota de color o servirlo en un plato colorido lo hubiese hecho más atractivo.
Nova Orense
Helado de queso fresco, bizcocho de cerveza y frambuesa.
Nova Orense
Petit fours: macarons de plátano, bica con té y nube de tomate.
Nova Orense
En cuanto a la carta de vinos, cuentan con referencias gallegas, prácticamente todas a muy buen precio (desde 10 hasta 40€).
Nova Orense
Nos invitaron a los cafés, pagando 73’50 euros por persona, un precio más que asequible teniendo en cuenta que tiene una Estrella (y que sólo de vino fueron 66€), de hecho este restaurante sale a menudo en prensa como uno de los más baratos de todos los que en nuestro país cuentan con esta mención. Aquí os dejo la opinión y más fotos que subí a Tripadvisor.
Restaurante Nova
Restaurante Nova Orense

Tras la comida nosotros volvimos para Pontevedra pero nuestros amigos se quedaron para hacer la visita guiada al CASTRO DE SAN CIBRARO DE LAS, que les encantó, así que queda pendiente para la próxima visita a esta maravillosa e interesante ciudad de Orense.

1 Trackback / Pingback

  1. Primer Aniversario Restaurante Sábrego. Casal de Armán (Ribadavia) - Los gastroviajes de Ruth

Dejar una contestacion